Entradas populares

viernes, 19 de noviembre de 2010

La historia de David y Goliat

La Estrella de Panamá publicó el martes 16 de nov. de 2010, una información que me parece muy interesante. Se trata de un fallo de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia de Panamá, tras un viejo litigio para la construcción de una hidroeléctrica en chiriquí entre un pequeño empresario chiricano y el magnate mexicano Carlos Slim, considerado uno de los hombre más ricos del mundo. Mis felicitaciones a los colegas de la Decana, estás investigaciones hacen grande al periodismo panameño.
 

PANAMÁ. Hace tres años, la compañía Ideal, S.A., del magnate mexicano Carlos Slim, recibió una concesión para construir las hidroeléctricas Bajo de Mina y Baitún, ubicadas en el distrito de Renacimiento, en la provincia de Chiriquí.
Pero ahora, un fallo de la Corte Suprema de Justicia ha puesto en apuros al proyecto de uno de los hombres más ricos del mundo.

ANTECEDENTES
Todo empezó cuando, en diciembre del 2006, la ASEP decidió quitarle la concesión para la ejecución del proyecto hidroeléctrico a Mina Hidro-Power Corp. con el argumento de que había incumplido el contrato, pues debían comenzar la construcción de la central hidroeléctrica a más tardar en octubre de 2006.
 Posteriormente, en mayo de 2007, la Autoridad de los Servicios Públicos le dio la concesión para la ejecución del proyecto hidroeléctrico a la empresa Ideal, S.A.
Este proceso se concretó a pesar de que desde 1997 Mina Hidro-Power Corp. tenía los permisos para realizar todos los estudios de factibilidad del proyecto, y en 2005 había recibido las concesiones.
Desde entonces, Julio César Lisac, quien todavía funge como presidente de Mina Hidro-Power Corp., recurrió a los tribunales de Justicia alegando que la ASEP actuó de manera ilegal.

Irónicamente, a pocos meses de cumplirse cuatro años desde que la ASEP determinara quitarle la concesión al empresario Lisac, la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia consideró declarar ilegal la resolución de la ASEP que le quitó esa concesión. Por ello, ahora los trabajos de la empresa del multimillonario Slim no son otra cosa que ilegales.
Según el fallo, la ASEP actuó de forma poco diligente en el manejo de sus responsabilidades administrativas al retirarle la concesión a Lisac. Incluso argumenta la Sala Tercera que fue la propia institución quien no hizo lo necesario para que Mina Hidro-Power Corp. pudiera empezar los trabajos.
El fallo le restituye los derechos a Lisac dejando sin efecto la otra concesión.
Sobre estos resultados, Lisac ahora espera que la ASEP esta vez ‘sí ejecute la ley’ y ordene la paralización de las labores a la empresa Ideal, S.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario